HISTORIA

Texto escrito por el prestigioso escritor Josep LLuís Domenech

Això diu que era un senyor àrab que vivia en Alberic en el segle XII. El seu palau estava situat en el lloc conegut com la Muntanyeta. Tenia una filla molt guapa i que tenia molta salut. Un bon dia es va posar malalta. No volia menjar res. Tot era donar-li medicaments i bons menjars, però ella no es posava bona. No menjava. Anava posant-se cada vegada pitjor, cada vegada més dèbil.Algú li va dir a son pare que hi havia una dona que feia dolços que eren molt bons i saludables. Se li va encarregar a la dona que fera algun dolç per a la jove i molt prompte arribà al palau amb un dolç molt especial, que en àrab es deia munna. Era una mona, tal com el coneguem en estos moments.

Quan la filla del senyor va menjar eixe dolç va trobar una gran milloria. A poc a poc es va posar bé. Va sanar gràcies al pa cremat que li havia donat la dona. Tots es van posar molt contents, en especial el senyor, el pare de la donzella.

Des d’eixe moment el panquemao es va popularitzar molt, de manera que molta gent va al poble d’Alberic a comprar les famoses mones, en especial el dia de Diumenge de Rams i en Pasqua. Des d’eixe moment, i cada vegada més, el poble és conegut com el dels panquemaos.

Érase una vez un señor árabe que vivía en Alberic en el siglo XII. Su palacio estaba situado en el lugar conocido como la Muntanyeta. Tenía una hija muy guapa y que tenía mucha salud. Un buen día se puso enferma. No quería comer nada. Todo era darle medicamentos y buenas comidas, pero ella no se ponía buena. No comía. Iba poniéndose cada vez peor, cada vez más débil. Alguien le dijo a su padre que había una mujer que hacía dulces que eran muy buenos y saludables. Se le encargó a la mujer que hiciera algún dulce para la joven y muy pronto llegó al palacio con un dulce muy especial, que en árabe se llamaba munna. Era una mona, tal como le conozcamos en estos momentos.

Cuando la hija del señor comió ese dulce encontró una gran mejoría. Poco a poco se puso bien. Sanó gracias al panquemado que le había dado la mujer. Todos se pusieran muy contentos, en especial el señor, el padre de la doncella. Desde ese momento el panquemao se popularizó mucho, de manera que mucha gente va al pueblo d’Alberic a comprar las famosas monas, en especial el Domingo de Ramos y la época de Pascua. Desde ese momento, y cada vez más, el pueblo es conocido como el de los panquemaos.

Nuestros productos

Escoja entre nuestra amplia gama de Panquemados, Monas de Pascua, Rollos y Tortas

Tienda online